Diálogo abierto con Raskólnikov, Rivas de un pueblo y dos cooperativas a una ciudad en el desierto.

En respuesta al escrito: http://elblogderaskolnikov.blogspot.com.es/

Inicio este diálogo con Rasko para aportar mi visión como vecino y como comunista ripense, como hijo de uno de los fundadores de COVIBAR y como luchador desde muy joven por mejorar mi pueblo.

Hace un análisis Rasko de Rivas basado en el desarrollo urbanístico y la posibilidad que generóla creación de un parque de viviendas públicas en este Municipio, es cierto que este desarrollo urbanístico ha influido en el Rivas actual, en su población y ha generado los problemas políticos y económicos (añadiría yo) actuales.

Sin embargo creo que mi estimado vecino, compañero de parque y de espacios sociales públicos obvia un análisis político importante, que los y las comunistas de Rivas hemos planteado siempre: Rivas no podía basarse en un modelo de desarrollo urbanístico extensivo, tenía que ir progresando o creciendo asegurando sus servicios públicos y lo que es más importante un tejido productivo e industrial que garantizase el empleo para su población; es decir desarrollar un modelo de Pueblo y no de Ciudad donde estuviesen garantizados los servicios públicos y el empleo desde un proyecto sostenible.

Lo que se ha conseguido en este Municipio en cuanto a servicios sociales y públicos para la población, para la juventud y para los mayores entra dentro de esa apuesta que planteaba desde el inicio el PCE en Rivas. En este punto quiero parar y aclarar que el PCE lo podía plantear, y posteriormente IU porque tenía un modelo: COVIBAR, esta cooperativa de vivienda obrera y barata fue un proyecto del PCE y de las CCOO de los años 80, un proyecto copiado del modelo yugoslavo de cooperativas donde se pretendía crear un barrio autosuficiente, donde el espacio facilitase la relación de los/as vecinos/as (plazas y parques amplios), donde no se pudiese vender ningún local para de esa formar garantizar otros servicios para los socios (piscina, centros comerciales, centros culturales, y a la vez generar algo de tejido económico); todo esto a la vez que se accedía a una vivienda barata (la casa de mis padres costó2 millones de pesetas!). Al existir ese modelo de desarrollo sostenible el PCE e Izquierda Unida podía plantear una propuesta para el conjunto del municipio. Ese trabajo fue el que hizo de Rivas la Aldea Gala y no el modelo de desarrollo actual. Los colonos de Rivas eran las familias obreras de Vallecas, de San Blas, de Carabanchel, de todos esos barrios donde lucharon contra el franquismo y por conquistar una vida digna, vinieron a Rivas a levantar un modelo de ciudad, debatieron sobre como crear COVIBAR, sobre que viviendas, sobre que prioridades, sobre que precios, sobre que plazas, sobre que calles, crearon un barrio en medio del desierto, o como posteriormente dijo Armando Rodríguez Vallina “una ciudad en el desierto”.

Seguramente nuestros padres se acomodaron y creyeron que ya habían conseguido mucho al crear el barrio y parte del Municipio, también es normal, más vecinos se incorporaron a ese proyecto político de barrio. Como en todos los proyectos las personas cambian y las organizaciones modifican sus dirigentes, en esos  cambios accedieron a la coordinación de Izquierda Unida Pepe Masa y su primo Fausto Fernández, ellos siempre lo tuvieron claro había que crear un modelo de ciudad, es decir impulsar un desarrollo extensivo. Una vez que los militantes de IU y del PCE les llevaron al poder y después de una pelea muy similar a esta, lanzaron un nuevo modelo, un nuevo proyecto, que nada tenía que ver con la idea de las primeras personas que vinieron a construir un nuevo modelo de convivencia, un nuevo barrio, un nuevo pueblo.

Este modelo que lanzóFausto Fernández no difería en nada de lo que hubiese podido impulsar un partido de corte socialdemócrata en Europa, pero con la especialidad del ladrillo muy de moda en nuestro país. Resumo, el modelo era: desarrollo urbanístico extensivo con una política urbanística que prioriza la vivienda pública en régimen de propiedad, a partir de ahícon las plusvalías que se extraían se financiaban servicios públicos y se creaban nuevos (colegios públicos, centros de salud, polideportivos, bibliotecas, centros culturales, casas de juventud, casa de la música, etc…). Todo esto que puede parecer muy bonito tenía un  problema: no cuestionaba el sistema ni posibilitaba avanzar hacia un nuevo modelo de convivencia, basada en la igualdad de oportunidades. Aunque puedo reconocer lo que se consiguiópara mucha población este modelo a nuestro modo de ver tenía varios problemas:

  1. Modelo expansivo, nada sostenible (todo el mundo se desplaza en coche en Rivas) y ligado a un modelo de barrio residencial.
  2. Política urbanística basada en la propiedad de la vivienda sin implementarse casi viviendas de alquiler, reproduciendo los problemas que en el resto de lugares donde se ha generado especulación urbanística, es más la especulación se ha producido en Rivas y ahora vienen los problemas al tener viviendas sobrevaloradas y terrenos sobrevalorados.
  3. Ninguna creación de industria, se pretendióatraer a centros comerciales, apostando de nuevo por el modelo neoliberal en este caso apostando por el sector servicios que generaba una compra inmediata (terreno) pero empleo muy precario, con poca formación y con bajos salarios. Polígonos de pequeña y mediana empresa, mayoritariamente de servicios igualmente.
  4. Todos estos problemas no favorecen una formación ideológica ni una construcción colectiva de Rivas, es cierto que se fue más rápido, pero con pies de barro, o de ladrillo barato. Podemos ejemplificar esta afirmación diciendo que una cosa es Marinaleda y otra Rivas.

Este breve análisis explica porque algunos hemos contestado siempre al modelo Rivas, desde la participación en el proyecto de Izquierda Unida, y esta para míes la clave; hace ya 21 años que lucho en Rivas por mejorar nuestro pueblo y nuestras condiciones de vida, en estos años me he encontrado con muchos y muchas que se quejaban amargamente de lo que se podía hacer y de lo que no se hacía, o de lo mal que se hacía, pero mayoritariamente muchas personas no participaron ni quisieron tomar el poder (en el mejor sentido de la palabra); y creo firmemente que aquíse podía hace 20 años.

Para acabar recordar la frase de Marcelino Camacho que decía: “El derecho a huelga se consigue haciendo huelga, le derecho de reunión reuniéndose; el derecho de asociación, asociándose y todos los atributos de la libertad, es únicamente la acción de masas la que puede acabar imponiéndolos”, asíen Rivas muchas veces hemos parado ciertas agresiones y hemos conquistado derechos, quiero recordar la ocupación de la comisaría de policía local; la llamada Seta Roja que fue el detonante para que posteriormente tuviésemos 7 centros de juventud (o al menos asílo creo yo); también vale la pena recordar la lucha que dieron muchos en IU para que RIVAMADRID fuese una empresa pública sin gestión externalizada, que casualidad que la EMV que generaba más plus valías que se le aplicase ese modelo…

Por lo tanto, el problema es político, se ha realizado una política socialdemócrata, poco transformadora que se asentaba en la gestión; el problema de la gestión viene cuando ya no tienes dinero y hay que recortar servicios públicos, o ya no puedes ayudar a las familias que lo pasan mal. Creo que podemos cambiarlo, pero ese cambio empieza porque los hijos y las hijas de los y las obreras que vinieron a crear Rivas participen de la política, luchen por sus derechos, tomen el poder en Rivas, es la hora de quitar un cacique y poner un PUEBLO.

Joomla templates by a4joomla